Publicaciones Similares

8 comentarios

  1. Receta complicada en los ingredientes. Pero tenés razón en las valoraciones. Me gustó el texto del final, y si uno quiere sabor a queso en serio tiene que arremangarse un poco. Estás en FB? Gracias!

  2. Ay Virginia, tengo este post guardado desde que lo publicaste, (como muchos otros) autoenviado a mi correo con estrellita y en pocket read-it-later, etc… para que no se me olvide :)

    También he leído todos los enlaces que apuntas, al menos en lo esencial.
    Tengo grandes esperanzas en el queso vegano :D (y en el vegan artisan cheese de Miyoko, a ver si para navidades…)

    Ah, y mi pregunta: con una batidora normal valdrá? tengo una de estas “normales” de mano, de 300W o así… sin velocidades. Bueno sí, botón único, velocidad única :P

  3. Virginia, y al usar almendras estamos haciendo un queso vegano con un aporte importante de calcio, mejor que si usáramos anacardos.
    Y probablemente con más calcio que uno tradicional no?

  4. Hola Carlos!
    Pues a ver, la batidora te sirve perfectamente :) vamos, si es la que usas siempre y nunca has tenido problemas de potencia, o que se te recaliente demasiado cuando bates algo denso, o que se te pare, pues perfecto. Igual necesita un par de minutos más de batido para que quede igual que con otra batidora a velocidad máxima, pero nada más.
    Con respecto a lo del calcio, pues sí, las almendras tienen alrededor de 200
    mg de calcio por 100g, mientras que los anacardos tienen sólo en torno a 35 mg (por 100 g también). Los quesos tradicionales tienen composiciones muy diferentes de un queso a otro y de una marca a otra, así que algunos tienen poquísimo calcio y otros tienen mucho (el cheddar de algunas marcas, por lo que he visto, llega a 600 mg de calcio por 100g).
    Un abrazo! :)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.